Relytec

Pavimentos para centros de educación infantil

A la hora de diseñar un centro educativo, es prioritario garantizar el bienestar del alumnado, que estará formado por niños de diferentes edades. Uno de los aspectos a tener especialmente en cuenta es el pavimento o suelo, porque está ligado de forma intrínseca a la seguridad y confort de los más pequeños.

Cuando se trata de elegir el tipo de pavimento para un centro educativo, hay que tener en cuenta factores como su resistencia frente al desgaste, su capacidad para amortiguar impactos, la facilidad de limpieza, la estética, la seguridad que ofrece frente a resbalones y caídas, e incluso la acústica. Además, hay que valorar que quizá sea necesario usar diferentes tipos de pavimentos en cada área.

En la medida de lo posible, hay que escoger materiales que no sean tóxicos, que sean antialérgicos y, además, respetuosos con el medioambiente.

Si a la hora de elegir entre un producto u otro es habitual aplicar la máxima de relación calidad-precio, cuando se trata de pavimento para centros de educación infantil, debemos priorizar, ante todo, la calidad. Precisamente por ello, la mejor solución son los pavimentos ligeros.

Tipos de pavimentos ligeros

Los pavimentos ligeros son extremadamente duraderos y tienen una gran resistencia frente al desgaste. Además, no absorben las manchas ni la humedad, lo que hace de ellos una buena elección para zonas con un alto tráfico de personas, como ocurre en los centros de educación.

Otro punto a su favor es que su mantenimiento es muy sencillo, lo que hace de ellos una solución idónea para entornos en los que la higiene es prioritaria, como ocurre en los colegios y guarderías. Como es resistente a los productos químicos usados para limpieza, puede desinfectarse de forma regular.

Pavimento centro de educación infantil

Estos pavimentos son materiales sostenibles, ya que en parte de su fabricación se emplean productos reciclados, y cuando finaliza su vida útil, pueden ser reciclados de nuevo en la producción de nuevos revestimientos. Además, están disponible en una amplia variedad de diseños y colores, lo que permite adaptar el suelo al estilo de cada centro educativo.

A continuación, vamos a repasar los diferentes tipos de pavimentos ligeros que pueden utilizarse en las escuelas infantiles, y luego veremos dónde da mejores resultados cada uno de ellos.

Pavimentos compactos

Los pavimentos compactos, ya sean de linóleo o vinílicos, son la opción más resistente al punzonamiento. Son adecuados para pasillos, comedores, aulas, almacenes y zonas administrativas.

Están disponibles en distintos diseños y colores, todos ellos muy resistente frente al desgaste, por lo que en condiciones normales es muy complicado que aparezcan arañazos o desperfectos. Gracias a los tratamientos de protección que se aplican en fábrica, repelen la suciedad, lo que hace que su limpieza sea todavía más sencilla. Estas características hacen de él una buena elección para zonas que tienen mucho tránsito.

Como ocurre con otros suelos de linóleo, los de tipo compacto también se fabrican en diferentes diseños, lo que facilita su incorporación a todo tipo de espacios.

Pavimentos acústicos

Todos los pavimentos ligeros, por su naturaleza flexible, absorben el ruido de impacto, pero sí, además, se escoge una versión acústica (cuentan con una base de material absorbente), el resultado es que el ruido de las estancias se reduce de una forma notable. por lo que resultan especialmente interesantes en los centros educativos, ya que las clases pueden ser bastante ruidosas, ya sea por el propio tránsito de personas o por el desplazamiento de sillas y mesas.

Pavimentos antideslizantes

En todos los centros educativos hay espacios, como son aseos, vestuarios, comedores y cocinas en los que existe riesgo de deslizamiento. Dichos riesgos pueden prevenirse mediante el uso de pavimentos ligeros antidesilizantes.

Los pavimentos antideslizantes tienen una gran importancia en la seguridad de los espacios interiores. Los beneficios que proporciona instalar pavimentos de esta naturaleza son los siguientes:

  • Reducen el riesgo de accidentes: Evitan resbalones y caídas, tanto en baños y vestuarios, como en cocinas e instalaciones industriales.
  • Higiénicos: Fáciles de limpiar, no necesitan productos específicos para su mantenimiento, y la ausencia de juntas impide la formación de depósitos de suciedad.
  • Resistentes: están fabricados con materiales de alta calidad y mantienen sus propiedades .
  • Totalmente impermeables: Evitan filtraciones a los locales colindantes.
  • Reciclados y reciclables: En su fabricación se emplean en parte materias primas recuperadas, y pueden ser reciclados al final de su vida útil.

Pavimentos deportivos

Los pavimentos deportivos están diseñados específicamente para la práctica de deporte sobre los mismos y, por tanto, son especialmente resistentes frente al desgaste y la abrasión. Además, absorben bien los impactos y no se deforman fácilmente.

Pavimento deportivo

Su durabilidad es su principal característica destacable, a diferencia de otros materiales que también se emplean en superficies deportivas, como la madera o las resinas. Por otro lado, su mantenimiento es muy sencillo, basta con limpiarlo de forma periódica, no hay que pulirlo ni aplicar recubrimientos protectores. Por todo ello, es una buena elección para el gimnasio de las escuelas infantiles.

Cómo escoger el pavimento de linóleo ideal para colegios

 

Los pavimentos ligeros son una buena opción para los colegios. Como hemos visto, existen diferentes modalidades de este tipo de suelos, y cada una de ellas resulta más adecuada para una zona diferente dentro del centro escolar.

Pavimento para colegio

Los pasillos son lugares con un tránsito intenso de personas. A diario, pasan por ellos cientos de niños y adultos, por lo que el desgaste se empezará a notar rápidamente si no se escoge un suelo de buena calidad. Lo que recomendamos en este caso es usar pavimento compacto, que es extremadamente resistente frente al desgaste y aguantará en óptimas condiciones durante más tiempo.

Para las aulas, el pavimento acústico es el más recomendable, puesto que ayuda a amortiguar el ruido, facilitando la concentración de los alumnos y una convivencia tranquila en el centro escolar.

El pavimento de antideslizante se emplearía en aseos, vestuarios, comedores, cocinas y cualquier otro área sometida a derrames que puedan generar deslizamientos indeseados.

Por último, para el gimnasio y otras áreas deportivas cubiertas, la mejor elección es el pavimento deportivo, que apenas necesita mantenimiento y es especialmente resistente frente al desgaste asociado a la práctica deportiva.

Acertar al elegir el tipo de suelo para un centro educativo es tan importante como lograr una buena instalación del mismo. Si estás buscando una empresa que pueda ofrecerte cualquier tipo de linóleo, y llevar a cabo su instalación con la máxima garantía de calidad, en Relytec estamos a tu disposición.

Scroll al inicio